Breve Historia del 'Cementerio Nuevo' de Castellón, ahora que 'se ahoga' ¿es que no lo sabían?

general 4 opiniones »
(Reportaje realizado para TV en 1997): Desde que Castellón se constituyó como ciudad, en 1252, ha tenido varios cementerios, camposantos donde se daba cristiana sepultura a sus muertos. Según figura en los relatos históricos de Castellón y recoge el arquitecto Vicente Traver Tomás en su libro Antigüedades de Castellón, el primitivo cementerio de Castellón, también denominado fosar, estaba ubicado junto a la plaza Mayor, o Plaza Vieja, en la parcela que hoy ocupa la plaza del Mercado. Tenía la entrada por la calle del forn chich, denominada posteriormente Carreró de la pressó, conocida ahora por pasaje José García. Se construyó en 1320, después de obtener la licencia de Jaume I, con el propósito de evitar los enterramientos dentro de las iglesias. Las viviendas situadas donde hoy se encuentra el nuevo edificio municipal, fueron conocidas por su cercanía con el fosar, como Las casas de las ánimas. Aquel primitivo cementerio prestó servicio a la ciudad durante casi 500 años. Durante todo este tiempo, Castellón conservó todavía la costumbre de enterrar a algunos de sus fallecidos dentro de los templos de culto, pese a las protestas del Ayuntamiento. La multiplicidad de culturas y razas que convivían en el mismo espacio geográfico dieron lugar a la existencia de otros dos cementerios que se encontraban muy próximos entre si: el de la judería y del de la morería, situados ambos entre plaza Clavé y la calle Mayor. Finalmente, las pestes y enfermedades que asolaron la población de Castellón, dieron lugar a otro camposanto, el denomiando de Los apestados, situado en el pla de San Roc Aunque en 1789 se plantea ya la necesidad de construir un nuevo cementerio que de servicio a toda la ciudad y comienza el estudio y la búsqueda de terrenos para el nuevo emplazamiento, la medida tardaría muchos años en llevarse a cabo y no se toma en serio hasta que en 1799 se produce la fuga de cuatro presos de la cárcel, a través del cementerio. En 1806 el Ayuntamiento cedió a la familia Bayer los terrenos del antiguo Fosar, que se convirtieron en el jardín interior de aquella vivienda. Puestos a construir un nuevo camposanto, las epidemias y enfermedades que habían asolado la ciudad y las nuevas directrices sanitarias, aconsejaron su traslado fuera del perímetro de la población. El nuevo camposanto se inauguró en 1804, tenía una superficie de 10 anegadas, y estaba situado en los terrenos conocidos como del Calvario, por su proximidad con la ermita del mismo nombre. Con los años se convertiría en el parque Ribalta El primer enterramiento se produjo en abril de 1804 y fue la inhumación de Francisca Ferrán. Uno de los datos que se guardan hablan de la distancia del camposanto a la iglesia de Santa María y su separación de las últimas viviendas de la población. Estaba fuera de la ciudad. Pocos saben que la puerta de la antigua Pérgola, donde bailaban nuestros abuelos, no era sino la capilla de aquel primitivo cementerio, que acogió los restos de los castellonenses hasta 1860. Aún hoy, en los jardines delanteros, junto a la puerta del recinto municipal de la Pérgola, puede contemplarse todavía una losa de cemento que es la tapa de la primitiva fosa común. Aquel Cementerio también se quedó pequeño demasiado pronto y en seguida fue absorbido por una ciudad en continuo crecimiento En 1860, y, con muchas prisas, se encargaba la construcción de un nuevo cementerio. En julio de ese mismo año se expropiaron los terrenos del Cementerio Viejo para la construcción de la carretera de Morella y se presupuestó el dinero para la construcción del otro camposanto en 1961. Esta vez el camposanto se llevó lejos, muy lejos del centro histórico de Castellón y, para más distancia, al otro lado del río. Los terrenos que se adquirieron por la vía de la expropiación, eran conocidos como el garroferal del Mut. Aquel camposanto fue y ha sido hasta hace poco el Cementerio Nuevo de Castellón. Su diseño primitivo responde a las líneas funerarias más modernas de la época. Estaba distribuido en cuatro cuadros, con un monumento central, delimitado en el margen oeste por dos bloques de nichos. En los cuadrantes los difuntos se enterraban directamente en el suelo. No había sepulturas prefabricadas. Allí reposaban los restos mortales de la gente común, los niños, fundamentalmente, en las áreas más próximas a los pasillos y, los adultos, en el interior. Fuera de ellos, junto las paredes y los terrenos que delimitaban aquella distribución se construyeron los panteones familiares de la gente más pudiente, sepulturas de obra que todavía conservan la imagen sobria pero moderna que se le quiso dar en su momento. Fuera de los muros del camposanto, un pequeño añadido de suelo sin bendecir acogía los restos de los no creyentes, los suicidas, o los que morían en pecado mortal. Como marcaba la tradición, el primer muerto del nuevo cementerio debía ser un pobre de solemnidad. El Ayuntamiento hubo de esperar varios días a su inauguración hasta que se produjo la defunción de Antonia Llop i Ramos, viuda de Ignacio Nebot el 12 de mayo de 1861. El entierro, presidido por la Corporación Municipal y el clero, se realizó al día siguiente. Formaban parte de la comitiva 50 pobres albergados en la casa de la Misericordia y 18 niños huérfanos del Colegio San Vicente Ferrer. El cementerio fue diseñado por el arquitecto municipal Manuel Montesinos, autor de proyectos como las Escuelas Pías, la antigua Cárcel o el Hospital Provincial. El edificio del Camposanto reviste hoy día gran valor arquitectónico, y los cipreses centenarios, un incalculable valor ecológico. El paso de los años también marcó sus diferencias en el campo santo. Las sepulturas empezaron a ser de obra y se hizo costumbre comprar el suelo donde depositaban a sus fallecidos. Con ello, creció la ocupación, el cementerio cada vez se hizo más pequeño y el espacio poco a poco comenzó a resultar insuficiente. En 1925 se realizaron estudios para buscar terrenos para otro cementerio. Se pensó entonces en los terrenos de la carretera de Borriol, detrás del sanatorio. La medida no se llevó a cabo. A mediados de siglo, nacieron los nuevos monumentos funerarios, los templetes, los grandes panteones familiares. Del panteón antiguo, sencillo y sobrio se pasó a los palacetes ricamente dotados con capillas interiores llenas de todo lujo. Muchos de ellos permanecen hoy deteriorados y olvidados. La necesidad de espacio obligó a adoptar nuevas técnicas de enterramiento. Proliferaron entonces los bloques de nichos, edificios de 4 plantas con oberturas a modo de ventanas, donde se introducen los féretros, sobre las sepulturas de tierra. Así, poco a poco, el nuevo cementerio creció por el este y el oeste con nuevos espacios añadidos. El emplazamiento del campo santo dio lugar a no pocos comentarios: cruzar el río de espaldas era presagio de muerte y así surgieron frases y dichos populares. “Cha, no m´en fases aixó que no vull cruzar el riu d´esqueneta” Y es que además, durante muchos años no hubo ni tan siquiera puente para cruzarlo. La comitiva fúnebre debía vadear el cauce para entrar en el cementerio. Consecuentemente, cuando había riada… no había enterramiento. Había que esperar a que bajara el nivel de las aguas. El cementerio de Castellón acoge por igual a todos sus hijos… pero a unos más que otros. Hay tumbas singulares, tumbas humildes, tumbas corrientes…En el cementerio de Castellón se pueden encontrar monumentos grandiosos: como el dedicado a la familia Dávalos Flétcher, o pequeños montículos cubiertos de azulejo donde descansan los restos mortales de niños de pocos meses. Están las cruces labradas de las sepulturas de tierra, y las miles de placas de mármol de los edificios de nichos… Es curiosa la tumba del guitarrista Francisco Tárrega, donde todos los años van a tocar en homenaje los particiantes en el certámen de guitarra de Benicasim que lleva su nombre. Poco más allá, curiosamente casi en el olvido, descansa otro gran maestro de la guitarra, Daniel Fortea. La tumba del poeta Miquel Peris, diseñada por Joaquín Tirado, es un canto a la vida desde el más allá, con su propio puente que abre la puerta hacia el futuro. La tumba de Herrero Tejedor, que guarda siempre fresca una rosa, dicen que es un regalo constante de Adolfo Suarez, en homenaje a quien fuera su maestro. En uno de los primeros cuadrantes se encuentra el monumento que inmortalizó un día a las víctimas del cine La Paz, conocido después como cine Rialto, en 1921. Frente a él, el monumento de Falange dedicado a Cernuda y Velasco y, detrás, la zona de los militares… Pero quizá si hay un punto emblemático en el cementerio, este es sin duda el que se refiere a una antigua sepultura situada en la parte antigua. Sobre su superficie y junto a la fecha: 1889-1911 surge la voz misma del campo santo que se adentra en cada uno de sus visitantes: Piensa…Mortal quien quiera que tu seas, que yo he sido quien tu eres…. No hay edad prefijada quizás hoy tu seas quien yo soy Aquí yace quien te espera. La República trajo consigo una verdadera revolución en todos los órdenes sociales, que se dejó sentir, de forma, muy importante sobre el cementerio de Castellón. En política funeraria se hacía responsable del camposanto a las autoridades civiles y se eliminaban las distinciones entre suelo sagrado y suelo sin bendecir, entre cementerio religioso y cementerio civil. La llegada de la dictadura de Franco abolió esta revolución, devolvió a la iglesia el control del camposanto y volvió a marcar las diferencias entre cementerios. Los no religiosos fueron nuevamente relegados al olvido y diferenciados de los demás muertos. Pisar aquel cementerio civil era pecado para los creyentes. El Cementerio fue escenario y testigo de los enfrentamientos políticos de los Castellonenses y fue fiel testigo de las sangrientas consecuencias de una Guerra Civil que no respetó nada ni a nadie. El cementerio guarda bajo sus piedras mensajes, sonrisas, anécdotas, hechos curiosos… pero inspira siempre un profundo respeto. Una de las personas que más sabe de ello es Joaquín Tirado, ligado al cementerio desde hace 36 años a través de su profesión: arquitecto municipal. - Cementerio de noche (el arquitecto relata como en numerosas ocasiones tenían que obrar por la noche, y los sustos que ello producía entre los obreros, que eran los más supersticiosos. Cuando además había algún gitano, este aguantaba poco y alguno echaba a correr y no le volvían a ver el pelo)- Joaquín Tirado vivió junto al cementerio episodios ligados a la historia nacional, como fue el entierro de Herrero Tejedor, un suceso que al cabo de los años se puede recordar con una sonrisa: - Entierro de Herrero Tejedor…(El arquitecto cuenta como cuando se produjo el accidente donde perdió la vida Herrero Tejedor, de Castellón, le llamaron por la tarde para que preparara una sepultura ‘digna’ para tan alto personaje. Esto los obligó a trabajar toda la noche, porque el entierro era al fía siguiente. Y efectivamente con el cemento aún fresco llegó la comitiva con todos los fastos. Todo fue normal hasta que alguien quiso apoyarse en al lápida vertical y todo estuvo a punto de venirse abajo) El Camposanto vivió y sufrió las fuertes lluvias que hicieron historia, las riadas y los desbordamientos del río Seco. Acogió a los hijos de Castellón que perecieron en ellas y sufrió sus efectos en sus entrañas y en los cimientos de sus edificios más antiguos. Las consecuencias de aquella catástrofe se dejaron sentir años más tarde y dieron lugar a una anécdota que el arquitecto Joaquín Tirado recuerda con especial cariño, casi como una travesura. Sucedió al principio de los Ayuntamientos democráticos, cuando el jovencísimo Antonio Tirado fue investido alcalde de Castellón. - El susto de Antonio Tiraro (el arquitecto relata como Cuando el primer alcalde democrático de Castellón, Antonio Tirado, tomó posesión de su cargo, el hombre estaba preocupado porque todo funcionara correctamente. Se produjeron entonces unas fuertes lluvias y el cementerio de San José, situado junto al cauce del río Seco, sufrió las consecuencias de las escorrentías. Como consecuencia, dos bloques de nichos del cuadro viejo se hundieron por dentro, aunque por fuera, la fachada continuaba en pie. El arquitecto municipal, Chimo tirado fue a darle la noticia al alcalde: - "Señor alcalde, hemos tenido un accidente". El alcalde entonces, preocupado le preguntó: - "¿Pero hay muertos?". A lo que el arquitecto contestó sin mentir: "ciento ochenta". El arquitecto comentaba riendo, que el alcalde se quedó blanco, después como es evidente, se aclaró todo, se rellenaron los edificios con cemento, por dentro y se mantuvieron las fachadas. La llegada de la democracia también dejó su huella al otro lado del río en el garroferal del Mut. Una de las medidas más importantes fue la conexión del cementerio Civil con el religioso y su comunicación. Si Antonio Tirado y sus concejales no se atrevieron a pasar a la historia como aquellos que tomaron decisiones importantes sobre el cementerio, Daniel Gozalbo, por el contrario, tenía verdadera pasión por el recinto del Camposanto. Bajo el mandato de Daniel Gozalbo el Cementerio entró en una nueva fase: la última etapa de su historia. Fue entonces cuando se idearon todo tipo de alternativas para multiplicar el espacio libre que quedaban en el cementerio que ya se agotaba: De ahí surgieron las construcciones de nichos en varias plantas, que incrementaba hasta en siete las filas de cabida de los féretros. Las creación del Crematorio abrió nuevas posibilidades y generó otras preocupaciones para quienes no saben qué hacer con las cenizas. En esta etapa, entre 1987 y 1991, se adecentó en gran medida el cementerio, y se dio una nueva imagen a la zona del cementerio civil que se integró como una más en el resto de la estructura funeraria. Fue este un paso muy solicitado por las familias de quienes habían perdido a sus seres queridos en aquellos episodios trágicos de la guerra civil, en Memoria de los olvidados Las paredes conservan hoy los nombres de las víctimas que fueron enterrados en zanjas y en fosas comunes bajo aquel suelo. Cerca de ellos las tumbas de antiguos masones predican todavía sus creencias en lápidas curiosas y singulares. Otro paso importante dado durante los últimos años se centra en la modificación de la política funeraria que cambia la compra de sepulturas a perpetuidad por las concesiones limitadas a 10, 25 o 50 años. Durante el mandato de José Luis Gimeno el Cementerio ha pasado a integrarse en las líneas de la informatización, con un complejo sistema que permite encontrar y documentar hechos, fallecimientos y sepulturas. En puertas para la llegada del año 2.000, el Cementerio Nuevo de Castellón se ha quedado ya muy viejo y apenas tiene sitio para 3.000 nuevos enterramientos. Hace ya 16 años largos que Joaquín Tirado ha dado el aviso de que el camposanto se acaba y será preciso adoptar una decisión que permita la creación de un nuevo camposanto, mucho más alejado de la ciudad. El Cementerio Nuevo de Castellón, que ha presenciado el mayor desarrollo de la ciudad, cerrará también el milenio. Es posible que, como sucedió con El Ribalta, el Cementerio se convierta en un gran parque al cabo de los años… pero para eso todavía falta mucho tiempo. Nota actual: ¿Y ahora se enteran de que tenía filtraciones de agua?

Pasión por el CD Castellón cuando llegan las elecciones

general Enviar opinión »
El Club deportivo Castellón se ha convertido en el centro neurálgico de la campaña electoral. La apuesta no es para menos: Construir un nuevo estadio en la Avenida del Mar, derribar el actual, recalificar el terreno y construir viviendas junto a la nueva avenida que cubrirá el Río Seco. Lo malo, es que no es una apuesta nueva. Y lo malo es que tampoco es la primera vez que el Castellón con sus glorias y sus penas se convierte en el protagonista de una campaña electoral. Lo fue para el PSPV PSOE cuando Antonio Tirado construyó el nuevo estadio en 1989, por cierto que se inauguraba poco antes de Elecciones, que ganaría por mayoría simple el socialista Daniel Gozalbo. Después, bien es cierto, el CD Castellón subió a primera, y luego… bajó. Lo fue también para el PP, que cuando ganó por primera vez las elecciones municipales prometió aquello de: “Con nosotros el CD Castellón volverá a estar en primera…” (Una promesa que obviamente no pudieron cumplir). Lo volvió a ser en la lucha por subir de nuevo a Segunda A. Y lo vuelve a ser de nuevo, cuando se ha conseguido el bendito milagro de ganar lo suficiente como para evitar los sufrimientos de pensar, que si no ganamos los próximos partidos volveremos a bajar a Segunda B. ¡Con lo que nos costó salir de aquel agujero!. Cuando todavía no hemos acabado de pagar este Y el caso es que preguntando, esta mañana, me reconocían que el estadio que inauguró Antonio Tirado al final de su legislatura todavía forma parte de las cuentas pendientes del Ayuntamiento. Según las fuentes consultadas, para construirlo se suscribió un crédito a 20 años que finalizaría durante el 2007. Son las cosas de los Ayuntamientos. No tienen para realizar inversiones como no sea suscribiendo créditos que después se renegocian, se suman a nuevos créditos y se vuelven a renegociar. La suerte para el PP sin embargo, fue que la bajada de los impresionantes tipos de interés que primaban cuando se construyó el estadio, permitió al Ayuntamiento de Castellón, como a muchos otros Consistorios, poder hacer más cosas con los mismos y más créditos. Terrenos baratos en la Ermita de San Roque junto a la Guinea Ahondando un poco en la historia de aquel bendito Estadio, me comentaban también cómo surgió el primer proyecto en unos terrenos baratos e inundables. Allá por la década de los 40, se proyectó el primitivo estadio en terrenos del Ayuntamiento situados junto al lecho del Río Seco, donde el barranco, seco casi siempre, y peligroso y mortal en ocasiones por sus avenidas y sus riadas, hacía un meandro. Estaba situado junto a la zona de ‘La Guinea’, terrenos baratos para los muchos ciudadanos que se asentaron allí buscando un refugio en la ciudad. La zona tiene una cota de terreno baja, junto a un barranco, el Río Seco, que recogía las trombas de agua que caían en la parte más alta del término municipal, originando desastres e incluso muertes en los desbordamientos que tristemente están recogidas en la historia de Castellón en las décadas de los 40 y los 60. El entorno de calles como Roger de Lauria, todavía presentaban hasta no hace muchos años señales que indica hasta donde llegaron las aguas… La Ermita de San Roque se encontraba donde ahora está la guardería Virgen de Lourdes, y los terrenos que se destinaron al campo de futbol se denominaban el ‘Mulabar’ y servían para acoger la Feria de ganado que celebraba Castellón, como el resto de las poblaciones agrícolas y ganaderas de la zona. En el 89 se pensaron otras ubicaciones Cuando Antonio Tirado proyecto la construcción del nuevo estadio, señalan las mismas fuentes, ya se pensó en cambiar la ubicación y llevarlo a otros lugares, como los terrenos donde se encuentra la fábrica de Ordóñez. La idea se desestimó, entre otras cosas, por su lejanía con el centro de Castellón, y las dificultades que podría presentar a la afición albinegra. Posteriormente una vez ya construido el nuevo Estadio, parece ser que ha habido varias propuestas para cambiar su ubicación y construir un nuevo Campo de Fútbol. La más sólida fue presentada por un particular, que ofrecía costear un nuevo estadio a cambio de poder construir en los terrenos que ocupa el actual Castalia. La alternativa volvió a centrarse en los terrenos de Ordóñez (siempre según las mismas fuentes). La propuesta se desestimó porque no resultaba rentable para el Ayuntamiento. La ‘afición’ tendría que desplazarse en coche El ex alcalde José Luis Gimeno estimaba ayer, que plantear de nuevo esta iniciativa, sigue sin ser rentable. Un estadio en la avenida del Mar podría presentar numerosos problemas de tráfico, además de la incomodidad de los seguidores de Castellón, que habrían de desplazarse en coche. Otras ciudades han hecho lo mismo Hay muchas ciudades que han seguido este ejemplo cuando los terrenos del estadio de Futbol, que antaño se construyera en las afueras de las ciudades, cobran valor urbanístico, al quedar encerrados en el centro de la población. Buena o mala la propuesta… ¿ Es rentable?. ¿Se conseguirá que el Castellón suba a primera con un nuevo estadio?. ¿Qué tipo de construcciones se realizaría en los terrenos que libere el campo de fútbol? ¿Protección Oficial? ¿Viviendas Sociales?. ¿Sería interesante la apuesta en otra zona que no fuera la avenida del Mar?. El futuro tocará a la puerta Una cosa es segura, o casi; y es que si las obras del río Seco están bien hechas y el planteamiento del proyecto es correcto, el río Seco no volverá a desbordarse en el barrio de la Guinea; que la avenida se convertirá en núcleo urbanizador; que los terrenos de la zona serán más rentables y entre el Bulevar de la vía y el del Río seco, esa zona de la ciudad dejará de estar defenestrada para convertirse en un área residencial de primer orden… En este Castellón que crece a pasos agigantados todo eso también es posible, y puede suceder que el traslado del Estadio Castalia acabe siendo más una necesidad que una propuesta electoral.

Manipulación de la información

general 1 opinión »
Seguramente me estoy convirtiendo en una 'abuela Cebolletas’ contando batallitas. Pero lo que veo y oigo me enciende la sangre: presentaciones que no son ruedas de prensa. Prohibidas las preguntas. Comparecencias sin opción de diálogo. Jefes de prensa que hacen las declaraciones de sus ‘jefes’. Políticos que no conceden entrevistas o lo hacen a través de sus responsables de comunicación, que son los que opinan dicen hacen y deshacen. Ruedas de prensa de pie, en una esquina, de cualquier forma, haya o no haya un buen salón de actos detrás, para evitar que los periodistas puedan ponerse pesados o formular más preguntas de la cuenta… ¿Y a esto le llaman libertad de información y democracia? ¡Que venga Dios y lo vea! A esto se le llama incomunicación, falta de libertad informativa, control de la información, intento de manipulación de prensa, y sobre todo utilizar a los periodistas como meras grabadoras sin opción a desempeñar su profesión.Y el problema, es que no lo hace un político, o un partido. De una u otra manera lo están haciendo todos. Pero llenarse la boca con la libertad de información, eso si que lo saben hacer bien. Controlar a los medios de comunicación, también

Inauguraciones, visitas e impugnaciones

general Enviar opinión »
A nadie se le escapa que la campaña electoral se inició hace muchos meses, desde que empezaron a presentarse las candidaturas, y mucho antes, desde que se relevó en el cargo a José Luis Gimeno por la vía forzosa ‘por culpa de la prensa’ como repitió el anterior alcalde de Castellón en numerosas ocasiones. Desde que Toni Porcar presentó su renuncia a ser alcaldable del Blog, y desde que el PSOE tomó las riendas del relevo y eligió a Juan Mari Calles para la subdelegación del Gobierno para que fuera ‘tomando el pulso’ de la ciudad. Y a nadie se le escapa tampoco que el privilegio de los que mandan es el de intentar hacer ver al ciudadano que han hecho mucho mucho mucho, y el de la oposición el criticarlo todo todo todo. Pero estas elecciones municipales tienen sus peculiaridades: Por una parte son algo más que unas lecciones municipales y autonómicas, son una antesala de las otras, las Generales, que ambos partidos mayoritarios se juegan como si estuviera su vida empeñada en ello, a costa y por encima de los sufridos ciudadanos. Por otro lado, ninguno de los candidatos municipales sabe realmente si cuenta o no con el respaldo del tendido. Todos, hasta los que ejercen en lugar de, se presentan por primera vez como alcaldables. El candidato del PP que ha presidido la Corporación estos últimos años, el ‘ciudadano’ Alberto, camarada de toda la vida, ha tenido que ‘correr’ lo suyo para intentar demostrar a los castellonenses que no solo es un buen sustituto, sino que además tiene madera de alcalde titular. El candidato del PSPV-PSOE, Calles Si, no tiene más currículum municipal que los encontronazos que ha presidido desde el palacio de Mª Agustina, con múltiples enfrentamientos con el Ayuntamiento. Por tanto puede soñar, generar ilusiones, criticar apellidos, y llenarse la boca con las parábolas de tranvía de la Plana en el desierto. Y el candidato del Blog, el amic Enric, se frota las manos, porque ¿quien sabe si no tendrá el Blog más cerca que nunca un tercer concejal y la llave de la alcaldía del ayuntamiento a partir del 27 de mayo?. En cuanto a estos últimos años…Pelillos a la mar en la concejalía de Sanitad, que el Blog no pudo hacer otra cosa que ‘ser el chocolate del bollito municipal’ (la frase es de Antoni Porcar). En consecuencia, durante los últimos meses el PP se ha cubierto las espaldas con calles levantadas sin orden ni concierto; los ciudadanos saltando como cabras entre obra y obra con medidas de seguridad que hubieran sacado los colores a cualquiera. Atascos monumentales y cabreos mucho más monumentales. Proyectos presentados a vote pronto, proyectos nuevos con sello de identidad AF en el mínimo tiempo que permiten las largas gestiones burocráticas municipales. ¿Qué le quedaba por hacer al PSPV PSOE sino lo único que tenía a su alcance: impedir, impugnar, evitar que el PP pudiera lucirse con su batería de ciudad levantada?. ¿Qué otra cosa podían hacer los benditos candidatos sino intentar ponerse medallitas o impedir que se las pusieran los otros? Ayer por la mañana la Junta Electoral suspendía previa impugnación un nuevo acto, esta vez la presentación del Centro de Salud de Burriana. (la tarde antes había sido la visita -ya que no se podía denominar inauguración- de la Ronda Norte-Norte). Solo que la suspensión de ayer se realizaba en el último momento y al único que pudo beneficiar fue al conseller, que según parece se evitó el viaje, y fue avisado a tiempo, antes de que saliera de su despacho. Lo malo de la memoria es que recuerda, y a mi me venían a la imaginación imágenes como la del Estadio Castalia, cuando fue inaugurado justo antes de unas elecciones. Me acordaba del Planetario, el bendito proyecto del alcalde Gozalbo que constituyó una obra inigualable que ni propios ni extraños supieron valorar. Me pasan por la memoria imágenes de exposiciones y proyectos. Apuestas de ciudad como el desvío de la N-340, el enterramiento de Vía, la inauguración de la nueva estación, los accesos al Puerto… Pero también me venía a la cabeza una idea que sobrepasa las batallitas electorales: Castellón, la maravillosa ciudad de Castellón que nunca se pone de acuerdo, también fue capaz de superar sus retos más importantes. Fue capaz de sacar adelante La Solución Oeste que constituyó la apuesta de un alcalde socialista, Antonio Tirado, culminado por un alcalde popular, José Luís Gimeno. Fue capaz de tener Universidad propia, fomentada en una campaña electoral pero rentabilizada por toda la ciudad. Ha sido capaz de ampliar y regenerar su Puerto, de convertirse en una ciudad pujante y en completo desarrollo. Y al final… ¿a quien le importa quien promovió la idea? ¿Quién desarrolló el proyecto?, ¿Quién cortó la cinta?. Dudo que los ciudadanos recuerden tanto protagonismo particular cuando acuden a depositar su voto. Al final todo es calidad de vida, sin crispaciones, sin insultos, sin enfrentamientos. La gente quiere vivir en paz.

Bienaventurados los Ingenieros de Caminos, porque sus carreteras nos llevarán a Dios

general Enviar opinión »
"Bienaventurados los ingenieros de Caminos porque sus carreteras nos llevarán a Dios". Fue la frase con la que el obispo José María Cases Deordal bendecía el primer tramo de la Ronda Sur de Castellón, la primera fase de la gran circunvalación que en un periodo de cuatro años debería haber solucionado gran parte del problema del tráfico de Castellón. Fue una inauguración singular. El proyecto fue redactado durante el mandato del alcalde socialista Daniel Gozalbo, con el respaldo del entonces conseller de Obras Públicas Eugenio Burriel. Y la obra fue inaugurada por el alcalde popular José Luis Gimeno, recién estrenadito en el cargo. De eso ha llovido mucho... Y la frase del obispo resultaba menos chocante en el marco de aquella inauguración, que más parecía una reproducción de la película Bienvenido Mister Marchal. Vease: autoridades autonómicas socialistas, incluido Ignacio Subías como Gobernador Civil; Ayuntamiento popular, presidido por su alcalde, José Luis Gimeno; el obispo con su sotana, autoridades militares de uniforme y gorra de plato; funcionarios... y periodistas. Aquella Ronda Sur, que inicialmente constaba de dos fases, se quedó solo en una. Era el gran compromiso, una de las obras más importantes de Castellón, que tardó en encontrar su continuidad. Como pasaba el tiempo, a la segunda fase de la Ronda Sur se la llamó Ronda Este primera fase. Y a la Ronda Este segunda fase se la llamaría luego Ronda Nor este. Y así sucesivamente. En el transcurso de todos estos años, el conseller de Obras Públicas, una vez que el PSPV -PSOE perdió las siguientes elecciones autonómicas, ganadas por el PP con Eduardo Zaplana, cambió y se nombró en su lugar a Luis Fernando Cartagena, que no llegó a encontrar demasiada sintonía con el Ayuntamiento de Castellón... un conseller que pasó a la historia con más pena que gloria, por 'pequeñeces' que había dejado en el armario. Los siguientes tramos de esa bendita Ronda Sur- Este y Norte han sido inauguradas con el conseller José Ramón garcía Antón, primero con Zaplana y después con Camps como presidente, y por el alcalde José Luis Gimeno, y ahora con Alberto Fabra. Y en cada discurso inaugural una promesa, el siguiente tramo está ya en marcha, antes de que acabe esta legislatura... Hoy se abre por fin un nuevo tramo, pero cada kilómetro de autovía cuenta una historia de lo que ha sido la evolución de Castellón a lo largo de casi dos décadas. Estamos ante unas nuevas elecciones municipales y autonómicas y por fin se completa la mayor parte del itinerario previsto, y han pasado 16 años. ¡Que malos son los periodistas! ¡tienen memoria!. Pero como dijo aquel obispo inspirado, que también pasó a la historia de este bendito Castellón, bienaventurados sean los ingenieros, porque sus carreteras nos conducirán a Dios... y a cualquier parte. Inauguraciión Ronda Sur
Contacto / Ayuda. ©2017 by admin. blog software / PHP hosting / blog ads.
Design & icons by N.Design Studio. Skin by Tender Feelings / Evo Factory.