al agua!!!

general Enviar opinión »

            La mejor manera de contrarrestar los calores es, --qué duda cabe—es refrescar el cuerpo con la más elemental de las soluciones, es decir,  meterse en el agua, ya sea dulce, ya salada y dejarse seducir por esa sensación de bienestar. Se empapa el cuerpo de humedad y se soluciona, de momento, el problema que los calores producen. Es una cuestión histórica, es algo desde siempre y no  inventado. En todas las religiones existe un rito purificador al que se asiste por aspersión o por inmersión. Para nosotros los cristianos el bautismo es ese signo, ese sacramento que nos ayuda a purificar lo interno de manera similar a cómo se purifica el cuerpo en contacto con el agua.

            Las civilizaciones del medio oriente y sobre todo, al menos para los occidentales, griegos y romanos supieron sacar provecho al agua. Los romanos tenían en su propio domicilio sus baños y, aún así, asistían a los públicos en un afán de alternar con sus contemporáneos, a la par que conseguían el bienestar personal.

            Al mismo tiempo el mundo árabe, aparte las prescripciones coránicas de las abluciones obligatorias, tenían instalaciones adecuadas para , poco más o menos, lo propio que querían romanos y griegos.

            No sé exactamente si el mundo postromano tenía tanta devoción al agua, pero si debe notarse que en las oscuras entrañas de la edad media la proliferación de enfermedades y pestes, podrían tener su causa en la ausencia de higiene y de limpieza. Le seguía el Renacimiento del que tengo mis dudas y la modernidad a partir del XVIII, con una carga de supersticiones que casi han llegado hasta nuestros días. El recato femenino era valladar importante en el baño. Poco más o menos en el XIX aún con el mismo recato, se atrevió la gente a utilizar los balnearios de los que se prefería los de ingesta de agua a los de baño. Estos establecimientos de suma importancia para aquella sociedad fueron objeto de actos sumamente importantes en la marcha de la sociedad. Nuestra reina Isabel II, desde un balneario tuvo que abandonar España para jamás volver. Don Antonio Cánovas fue asesinado por Angiolillo precisamente en un establecimiento balneario.

            Hoy, las gran cantidad de balnearios que hay en España, subsisten y—perdonen si me equivoco—gracias a las subvenciones del Estado a los miembros de la tercera edad.

            No obstante todo ello, en cuanto a mi pueblo se refiere, no hace muchos años –no más de sesenta—se tenía el convencimiento de que los baños de mar, o de rio, debían tomarse entre el día de la Virgen del Carmen –hoy mismo, 16 de Julio—y la festividad de la Virgen de la Asunción el día 15 de Agosto, so pena de poder perecer por ahogamiento.

            A pesar de todo cuanto digo, el calor (la calor) no  me la quito de encima y voy a bañarme. Con su permiso.

            Buenas tardes.

Julio Camba y el Marques de Villena

general Enviar opinión »

            Les comentaba el otro día la relación que existía entre la gastronomía, la culinaria y el arte del fogón en general y dos personajes de nuestra historia.  Julio Camba, casi contemporáneo nuestro, por mor de su espíritu viajero y su excelente cultura gastronómica y el Marqués de Villena, tenido por brujo, alquimista y nigromántico que, entre otras muchas obras –fruto de su gran cultura, saber e inteligencia—escribió lo del “tratado del arte cisoria o tratado del arte de cortar del cuchillo—relacionado con el interés que en su época (siglo XIV) se podía tener en aprovechar de forma adecuada y casi exagerada la carne,  ya fuera guisada o asada.

            En cuanto a Julio Camba, del que soy admirador, aunque el tiempo trate de desdibujarlo, debo admirar su modus vivendi que no salió de sus crónicas de viajes y comentarios sobre su entorno y cuyo asentamiento y hogar durante casi toda su vida fue el Hotel Palace de Madrid. Circunstancia que hoy observa con idéntica domiciliación Durán y Lleida como representante catalán en el Congreso de los Diputados.  

            Del otro personaje, Don Enrique de Aragón, Marqués de Villena, cuya existencia se desarrolló en lo más oscuro de la Edad Media, como digo, fue acusado de brujería, nigromancia y de alquimista, cuando después se demostró que tales acusaciones eran pura patraña basada de suposiciones. Su gran inteligencia y su aversión a la milicia hizo que se retirara de la vida a la que estaba destinado y se dedicara con fuerza a los estudios que en aquella época tenía más a mano como podían ser la astrología o estudio de los astros, la medicina totalmente experimental, basada en conceptos filosóficos y teológicos y el ejemplo de otros sabios como Averroes o Maimónides.

            Y saco estas conclusiones por la sencilla razón de estar entre mis manos y ante mis ojos, un libro tan interesante como “Bruixes, dimonis i misteris” de mi amigo Alvar Monferrer en el cual se narran hechos acaecidos en la época del Marqués de Villena entre otros. De la misma manera, estoy por la mitad de una novela cuyo autor –al que no conozco—Antonio Gómez Rufo, intitula “Los mares del miedo” que aunque ubicada en el XVII, tiene por protagonista a un individuo con similares inclinaciones esotéricas que nuestro Marques de Villena.

            Estas reflexiones tal vez me las dicta el calor o el frescor de mis sombras  domésticas.

            Buenos días.

gastronomía y culinaria

general Enviar opinión »

            De exagerado me parece a mí el pitote armado en mi mundo con lo de la gastronomía, lo de la culinaria y lo de la cocina en general con sus fogones, sus salsas y los gorros negros de los profesionales. Opiniones de todo tipo se centran en multitud de cuestiones con todo esto relacionado.  Cocineros franceses que denuncian tratos benévolos con determinados concursos. Cocineros europeos que conceden premio al mejor restaurante del mundo, uno danés, con menosprecio evidente de los franceses. Restaurantes que cierran; restaurantes que abren. Cátedras de esta especialidad que hasta en mi pueblo, que es Castellón, se establecen para un número escaso de posibles estudiantes. El acabose.

            En los últimos años proliferan en las teles exhibiciones de simpáticos cocineros que tratan de brindar al personal lo mejor de sus conocimientos así como las posibilidades de ahorro en las especialidades  que enseñan. Del mismo modo concursos y concursos más o menos prefabricados se hacen para una clientela  televisiva que paciente y pasiva presta su atención. La prensa habla de rincones deliciosos con deliciosas especialidades y preciosas voces de la radio cantan las virtudes de aquellos restaurantes que con estrellas o sin estrellas buscan los paladares más avezados y los bolsillos más repletos.

            En los años sesenta, quien esto firma, adquirió no sin esfuerzo, un tomo de la colección Austral que contenía la obra de Julio Camba “La casa de Luculo  o el arte de comer”. De verdad que ya entonces disfruté y que, ahora cuando aparece ante mi vista en algún lugar de casa lo retomo, lo releo y disfruto de su texto centrado en las cosas del comer e ingerir. Hoy, al tratar este post de gastronomías y culinarias le he echado un tiento en busca de aliento e inspiración. Sigue diciendo las mismas cosas pero con el patinado del tiempo con su amarillo vetusto.

            Supongo que alguien tendrá en cuenta este texto como tampoco se deberá olvidar  mucho más antiguo como es “De arte cisoria” del Marqués de Villena, o sea, el arte de trinchar la carne y las viandas.

            A todo esto, con su arte y su historia se opone la situación real de nuestro tiempo en el que, para desgracia de nuestros paladares, se ha impuesto la llamada “comida basura”, los “tex-mex”, los kebab, y  la incierta composición de “pizzas” y hamburguesas.

            No cuadra ni casa el ambiente superelevado de la gastronomía y la culinaria con este otro de la comida presurosa, la cocina industrial.           

            Menos mal que siempre nos quedará la dieta mediterránea para aplacar nuestras ansias y nuestras necesidades como nuevos Carpantas rodeados y presos por el hambre.

            Bon profit.

Centralismo

general Enviar opinión »

Andan los empresarios soliviantados –y con razón--, por la actitud rácana y poco generosa del Gobierno a la hora de ofrecer capitales para su reparto entre aquellas empresas y organismos, cuya vida depende de tales inyecciones dinerarias en forma de inversiones o de participación, en iniciativas de no demasiado largo plazo. Las empresas se resienten y sus trabajadores, como parte más débil, reclaman lo que de verdad les corresponde: trabajo remunerado.

            Todo ello viene haciéndose casi pesadilla para todos o para casi todos. Tal como tenemos organizado el Estado, a pesar de las transferencias autonómicas, todo gasto, toda inversión deberá salir de las ubres del Estado y toda modificación deberá contar con el beneplácito del poder económico ejercido por éste. Dejando aparte los desfases que las autonomías producen, quisiera dejar patente otro problema que subyace en toda esta problemática, cual es el poder que se ejerce por parte de los propios gobiernos regionales ubicados en sus respectivas capitales a las cuales tienen como trono o poltrona en perjuicio de quienes viven un tanto alejados de tales sedes. El centralismo que se ejerce desde las capitales autonómicas es tal que en aras de su proclamada capitalidad, obvian el hecho de que fuera de tal ámbito solo está la nada, en la que vivimos y tratamos de progresar el resto de los ciudadanos.

            Este centralismo salvaje constituido en dolencia, se ejerce por todo aquel político que ostentando cualquier presidencia, hace y deshace sobre todo lo que se estima de su legítima competencia.

            Tenemos razón todos los españoles al juzgar el centralismo que se ejerce desde Madrid como capital del Estado, y tienen razón todos los habitantes de las autonomías por el centralismo que se ejerce desde las respectivas capitales autonómicas (inquieran información de los casteallano leoneses respecto de Valladolid; a los andaluces, respecto de Sevilla; a los gallegos respecto de Santiago). Y tenemos razón aquellos valencianos que no residimos en el “cap y Casal” marcados con la etiqueta de ser de pueblo. Más aún. Tienen razón los habitantes de la Provincia de Castellón respecto de su capital. Más aún, tienen razón los habitantes de las comarcas respecto de sus pseudocapitales. Más todavía. Tienen razón los habitantes de las masías de muchos pueblos que pagando todos los impuestos y queriendo tener un lugar en el universo, son olvidados por los alcaldes de cada uno de los pueblos dejando para otro día lo que es necesario para seguir morando en las masías.

            Es como un virus esto del centralismo. Se precisa de antídotos muy potentes y efectivos para que los políticos se apeen de la poltrona o se bajen de la peana y piensen que sus conciudadanos tienen  carencias y también su corazoncito.

            Buenas tardes.

Saberes

general Enviar opinión »

 

 

                Algo ocurre que dificulta la marcha de las cosas. Me refiero en concreto a los conocimientos del idioma inglés por parte de quienes lo necesitan o pueden necesitar para desarrollar sus aptitudes en donde sea. Por una parte el rechazo en otras latitudes de quienes se han ido allí para trabajar y encuentran un verdadero valladar en el idioma. Es en ocasiones desesperante el verse privado de un  mínimo de conocimientos de inglés y ver que se desvanecen las ilusiones y se derrumban los proyectos. Es volver a casa con la mochila vacía.

                Por otra parte el estudio del idioma inglés no es aprovechado de manera adecuada. Parece que en ocasiones el idioma extranjero es como una “maria” de las de antes con la que jugar algún rato y ver después, a la hora de la verdad, la nota negativa que inhabilita el curriculum. Es descubrir el mal trago de lo no aprovechado.

                Por último, el contrapeso. Ante esta situación de inopia, padecida por infinidad de personas, estudiantes o no, vemos el uso y abuso que se hace en prensa  del idioma inglés para explicar lo que no precisa de explicaciones si se hace en el lenguaje de casa. El uso de términos en inglés, derivado de las nuevas tecnologías, acrecienta este abuso, como papagayos,  por parte de los que hacen la prensa. Fíjese usted. Abra un periódico y cuente la cantidad de términos en inglés que se utilizan.

                Como cosa curiosa, el furor con que se expande el idioma al que me refiero, llega a su utilización como casi obligatorio, en las letras de las grabaciones musicales al uso. Cualquier púber se sabe en perfecto inglés estas letras. En más de una ocasión, he preguntado a estos cantores en ciernes por la traducción y en su mayor parte han vacilado o me han dado una traducción incompleta.

                To you speak english? Buenas tardes.

Contacto / Ayuda. ©2014 by admin. blog software / PHP hosting / blog ads.
Design & icons by N.Design Studio. Skin by Tender Feelings / Evo Factory.