HACIA UNA NUEVA ETAPA DEL CD CASTELLON

Junio 4th, 2011
Cuando finalizaba 2010, quienes sentimos los colores albinegros estábamos completamente hundidos. Nos temíamos lo peor. El equipo de fútbol que ha paseado el nombre de la ciudad por toda la geografía española, durante los últios noventa años, estaba haciendo el más espantoso de los ridículos. Mientras tanto, no muy lejos de aquí, se vivían momentos de euforia. Las posibles soluciones para encauzar el equipo y el club, no se veían por ninguna parte. El presidente Laparra había sufrido una grave enfermedad. El resto de sus compañeros de consejo, no solían frecuentar las instalaciones de Cstalia y, mucho menos, la ciudad deportiva. Luego...una junta general de accionista que sólo sirvió para poner de manifiesto los problemas en una materia, la económica, que hasta hacía bien poco, era el buque insignia en el que se apoyaba Castellnou para conducir la armada albinegra por los mares de la ilusión y una esperanza en un futuro mejor. Los problemas económicos hacían pensar que, al igual que está sucedienedo en numerosas entidades futbolísticas, podían conducir al Castellón al descrédito al descenso de categoría o incluso a su desaparición. Sin embargo, por las noticias que se pueden ir leyendo y escuchando en los medios de difusión locales, parece que nada está perdido. Bien es verdad que, la última palabra la tienen los propietarios de la mayor parte de las acciones de la SAD que, por imperativo de las disposiciones vigentes en el fútbol español, son los únicos que pueden decidir sobre el futuro inmediato de la entidad. Sin embargo, todo parece indicar que, las autoridades locales han presionado a los mandatarios albinegros y, como consecuencia de las decisiones que se van tomando, en un breve espacio de tiempo, los graves problemas por los que atraviesa el club de nuestros amores, podrán solucionarse satisfactoriamente. Parece ser que, media docena de propuestas, han llegado hasta los miembros del actual consejo albinegro. Es de esperar que las presiones de los aficionados y de la Administración, harán recapacitar a los miembros de Castellnou para que acepten alguna de estas propuestas. Se comenta que el alcalde de la ciudad ha tomado, personalmente, las riendas y está trabajando para que la solución final, no sólo acabe con la incertidumbre económica que ha sumido al club en uno de los momentos más complicados de su historia, sino también para que la futura solución pueda conseguir las metas deportivas necesarias para que el aficionado vuelva a ilusionarse y la próxima temporada sea el inicio de una nueva etapa que logre conducir al CD Castellón al lugar que debe ocupar en el fútbol español, es decir, el retorno a la División de Honor.

PEP CUARDIOLA, ALGO MÁS QUE UN GRAN TÉCNICO DEPORTIVO

Mayo 12th, 2011
Sin ninguna duda,dirigir un grupo humano es una actividad compleja. Si ese grupo está formado, fundamenalmente, por personas jóvenes, lo es mucho más. Cuando esos jóvenes son envidiados por estar en la cima de la popularidad y del éxito, la complicación es mayor y si estamos hablando de fútbol, es decir, el deporte que, por lo menos en nuestro país mueve más intereses, espectadores, practicantes y pasiones...la cosa se complica hasta el extremo de que suelen ser, muy pocos, los entrenadores que pueden acabar el contrato que les ligaba al club que un buen día contrató sus servicios. En el caso de Guardiola todo ha sido diferente. Para comenzar, llegó a uno de los mejores clubes de la primera división española, dando un salto desde la más modestas de las categorías nacionales. Muchos éramos quienes creímos entonces que su etapa en el primer equipo del Barça, se iba a terminar enseguida. No estaba lejos la etapa en la que se habían conseguido algunos éxitos deportivos. Grandes futbolistas formaban parte de la plantilla. Era verdad que, en su etapa de jugador, había llegado a la cima de la popularidad y fue considerado uno de los mejores centrocampistas del mundo. Pero...dirigir aquel vestuario, plagado de figuras; con la responsabilidad de enfrentarse a los mejores equipos del mundo en las grandes competiciones; salir airoso de la constante presión de losmedios de comunicación y actuar ante la mirada de millones de espectadores...parecía una tarea que le podía quedar muy grande a Pep. Por si faltaba algo, el inexperto técnico, confiaba, sobre todo, en los jóvenes futbolistas procedentes del equipo filial, que había dirigido en su etapa anterior. Confiaba tanto con ellos que no dudaba en alinearlos frente a las mejores plantillas de los grandes equipos españoles. Llegó el primer fracaso y, al perder contra el Numancia, algunos pensamos que los técnicos y directivos se habían precipitado al elegirlo, precipitadamente, para tan alta responsabilidad. Sin embargo...El vestuario se apaciguó, quienes no tenían el carácter apropiado a sus ideas, fueron sustituídos. Aquellos jóvenes canteranos, comenzaron a triunfar y, para dejarnos en evidencia a quienes no habíamos creido en él... consiguió triunfar en cuantos torneos participó. Aquello era impensable. Era demasiado. Nadie podía creerlo. Encima...se jugaba bien. La maquinaria blaugrana comenzó a funcionar con otra mentalidad. Más que fútbol, lo que practicaban sus futbolistas sobre el césped, parecía un ballet de los que únicamente se podían presenciar en el Liceo barcelonés. Llegó la segunda temporada. La fórmula inventada por Pep sirvió para que, con algunos pocos complementos, se obtuviera, por primera vez en la historia del fútbol español, el campeonato mundial de Sudáfrica. En el juego de la selección los aficionados podíamos ver la estructura creada por Guardiola. El marqués del Bosque se encontró con una formación sólida y potente que, a imitación del partido Barcelona-Numancia, también perdió en su primera cita contra la débil Suiza. Nadie confiaba en el toque, la humildad y el juego del centro del campo del equipo nacional; como nadie hubiera dado un duro, antes, con el tricampeón blaugrana. Sin embargo, volvimos a equivocarnos y España triunfó. Sus rivales se reforzaron ante la tercera temporada. Todos parecían tener la fórmula para vencer a los pequeños del Barça. Pero, una vez más las teorías de Pep han vuelto a imponerse. Se han marcado más goles y se han recibido menos. Se ha practicado un fútbol elegante, fácil de contemplar; pero complicado de practicar y, sobre todo, con resultados espectaculares. Y lo han hecho futbolistas humildes; que sólo saben hablar dentro del terreno de juego. El director Guardiola, una vez más, ha coneguido que los pequeños se agranden de tal manera, que no necesitan bicicletas para correr, ni darle demasiado fuerte al balón para lograr introducirlo en la portería rival. Un año más Pep Guardiola, con una orquesta formada, en su gran mayoría, por gente de casa; con la misma partitura en la que confió desde un principio, ha podido brindar a los espectadores brillantes conciertos. Naturalmente existen otras formas de entender el fútbol, de analizarlo al finalizar los partidos, de formar un gran equipo...pero debemos reconocer que la fórmula de Pep es singular, única e impensable para un técnico que se encarga de dirigir a los futbolistas que, bajo su batuta, se han convertido en los mejores del mundo. ¿Podría ser apta la fórmula Guardiola en otros sectores de la vida en nuestro país?

SE NOS HA IDO SEVE; PERO QUEDARÁ PARA SIEMPRE

Mayo 7th, 2011
Quizás sea imposible, en estos momentos, valorar lo que llegó a ser y representar Severiano Ballesteros en su momento. Cuando Seve llegó a interesarse por el golf, lo tuvo que hacer desde su humilde condición de cadi. Eran otros tiempos. El Golf, como el tenis y algunos otros deportes, estaban reservados para gente que gozaban de otro nivel económico. Al igual que le ocurrió a Santana, empezaron desde niños tratando de ganarse algunas pesetas facilitando la vida a quienes les había sonreido la fortuna. Aquellos señores de los importantes clubs de golf o tenis, no podían agacharse a recoger una pelota y confiaban esta dura tarea a los niños que, podían con las propinas que conseguían, ayudar a su familia. Es probable que, ahora, fueran perseguidos por la justicia y sus padres condenados a pagar alguna sanción por obligar a que sus hijos "trabajaran". La profesionalidad, durante aquellos años, se alcanzaba, a través de otro sistema muy diferente al actual. Quienes deseaban hacer de estos deportes su profesión, debían ser: primero cadis, después aspirantes a profesional y luego...llevar a cabo unos duros exámenes y conseguir integrarse en el circuito profesional. Los otros, es decir, quienes no les hacía falta ganar dinero con el deporte, se limitaban a participar en competiciones en los que los premios se limitaban a trofeos u otros artículos. Claro está que, se jugaban "la pasta" en el campo y de forma más o menos clandestina; pero aquello de jugar para ganar dinero, estaba muy mal visto. Con el tiempo, y por fortuna, las reglas cambiaron y con el tiempo otros golfistas, pudieron acceder al profesionalismo por la vía del campo amateur. Sin embargo, durante algunos años, la cosa fue peor. Parecía que en el circuíto habían dos "clases": quienes habían llegado a través del antiguo sistema y los que se podían permitir pagar clases hasta que, a través del handicap podían alcanzar la profesionalidad. Ahora todo aquello parece de ciencia ficción; pero los antiguos golfistas nos acordamos de aquella situación y "algunos" valorábamos el atrevimiento de Severiano, su constante superación, su amor propio, su calidad, la forma en que hizo evolucionar el golf a base de atrevimiento en intentar golpes que sólo él sabía dar... Severiano ha sido irrepetible, en todo el mundo fue reconocido como uno de los mayores deportistas de su época. Tardaremos muchos años en conseguir que alguien goce de la popularidad y admiración que le dispensaban en otras naciones. Seve no ha muerto, nunca morirá; seguirá permaneciendo vivo para todos los practicantes de este deporte tan atractivo, como complicado.

LA INIGUALABLE MARTA DOMINGUEZ

Abril 25th, 2011
¿Qué hacemos ahora? El daño ya está hecho. Como ocurre tantas veces en la vida, parece que con pedir perdón es suficiente. No nos damos cuenta el daño que se puede hacer con pisotear a alguien antes de que se le declare culpable por quien tiene el derecho y la oportunidad de hacerlo. Mucho más como, cuando en el caso de una persona excepcional como Marta, en la actividad que eligió en su momento, llegó a lo más alto. Es increíble que se pueda manchar la trayectoria de una persona que ha llevado el nombre de nuestro país por todo el mundo con la sencillez, humildad y calidad humana que lo ha hecho, en innumerables ocasiones, esta pequeña pero inigualable atleta. No sé, ni me importa demasiado si, detrás de todo esto puede existir alguna intriga más o menos política. No me refiero a la política de partidos, sino a la otra, a la que suele existir en innumerables estamentos deportivos. Incluso sería peor si fuera fruto de una maniobra para echar por tierra la trayectoria de esta deportista que ha basado todos sus éxitos en el trabajo, el tesón, el esfuerzo y una voluntad de llegar a lo más alto. Nunca he conocido, personalmente, a Marta, pero he de reconocer que es una de esas personas a las que hubiera querido expresarle mi reconocimiento por todo lo que ha hecho en favor del deporte en su más pura y noble expresión y todo lo que representa para estimular a quienes ven en nuestros y nuestras deportistas de élite un estímulo para superar las adversidades de la vida. Aunque únicamente fuera por ello, me gustaría que se encontrara la fórmula para devolverle parte de cuanto ha podido perder con la campaña que se orquestó, por quien fuere, para quitarle parte de lo que había conseguido con su esfuerzo. Desde estas modestas líneas quier expresarle todo mi agradecimiento a quienes, como Marta Dominguez, son analizados con una potentísima lupa por el único delito de haber llegado a lo más alto. Mientras tanto, otros delincuentes, en muchas ocasiones, declarados culpables por los más altos tribunales, siguen "disfrutando" de la vida, como si nunca hubieran roto un plato.

EL CD CASTELLON ANTE UN FUTURO INCIERTO

Abril 13th, 2011
Nadie de cuantos seguimos, amamos y sentimos los colores albinegros, puede permanecer indiferente ante la situación en que se encuentra el equipo de fútbol que ha paseado, durante más de ochenta años, el nombre de nuesta ciudad por toda la geografía española. Ahora es el momento de buscar soluciones. Se podrá decir que lo que le ocurre al Castellón es el denominador común de la mayor parte de los equipos que, en su día se convirtieron en sociedades anónimas. Nuestro club no es una excepción; pero como todos sabemos: "Mal de muchos consuelo de tontos". La idea de las sociedades anónimas deportivas que surgió como consecuencia de una situación económica similar a la que viven la mayor parte de los mejores equipos de fútbol españoles, ha sido un fracaso. Quienes tienen la responsabilidad de legislar, deberán encontrar otras fórmulas y transformarlas en leyes. Después...la nueva normativa deberá aplicarse con el rigor que el deporte rey en nuestro país merece. Mientras tanto, hay lo que hay y a nosotros nos ha tocado lo que todos conocemos. Sin embargo, si todos remamos en la misma dirección, quizás consigamos enderezar la nave albinegra. Durante las últimas fechas, sobre todo después de la última asamblea de accionistas de la SAD, han salido nombres. Alguno de ellos ya formó parte del consejo de administración del club de nuestros amores, como vicepresidente. Puede que el grupo representado por Jiménez sea la solución; pero también podría ocurrir que no lo fuera. Lo importante creo que es el programa de este equipo tan plural y desconocido, como lo era el que un buen día adquirió las acciones de Antonio Bonet. Entonces, al igual que ahora, no se conocía por qué unos señores desconocidos en los ambientes castellonenses querían adquirir el club albinegro. Es probable que ese fuera el gran problema original que nos ha llevado a la situación actual; pero si ahora se acepta como bueno algo similar, podría suceder que nos encontráramos, dentro de algún tiempo, con más de lo mismo. Todos debemos exigir cambios. Si no es posible vender porque no existe comprador, se deberá conocer el nuevo programa que puedan proponer los actuales mandatarios. Pero si alguien quiere, por el único mérito de que dispone de capital, hacerse con las riendas de nuestro club, deberemos exigirle, igualmente, que presente un proyecto creíble. Después será el momento de darle o no nuestro apoyo.